Fugas de agua en casa.

En muchas ocasiones de repente nos percatamos de gotas de agua en el suelo, un charco, paredes mojadas o goteras en el techo, eso significa que existe una fuga de agua, nuestra o de nuestro vecino.

Pasos importantes para detectar el problema y hacérselo saber al técnico que venga a reparar el inconveniente.

Las fugas de agua significan echar por el desagüe agua potable sin usar siendo este recurso cada vez más escaso, el agua que se derrocha no solo genera gastos innecesarios para el usuario, sino que resta la posibilidad que este servicio pueda llevarse a familias que aún no lo tienen en sus casas.

Existen dos tipos de fugas, las visibles y las no visibles. Entre las primeras están el goteo de las tuberías o duchas, un inodoro estropeado, una pared humedecida, entre otros que podemos ver o escuchar. Las no visibles son las que se presentan en cañerías enterradas en el suelo o en tanques y cisternas de difícil acceso y son las que nos sorprenden con un consumo elevado en nuestros recibos, estas fugas son más difíciles de detectar.

La forma de detectarlas es cerrando la llave general, si después de ello vemos que ya no sale agua de las tuberías, el inodoro no pasa agua, pero la aguja del medidor sigue girando, es muy probable que haya una fuga no visible, que debe ser solucionado por un especialista.

Cuando se presentan estos casos, lo más probable es que haya rotura de cañerías, se debe picar la pared y reparar el daño, generalmente sucede en viviendas antiguas con más de 40 o 60 años que tienen tuberías de hierro galvanizado.


Lo más importante en estos casos, si no sabemos como darles solución es cerrar la llave general y llamar a un fontanero para que nos asesore en su reparación. Si disponemos de un seguro de hogar llamar urgentemente para que puedan enviar a un perito para que valore la avería. Termo sevilla.

Deja un comentario